Comunicado Sobre La Ideología De Género

Tiempo de lectura: 7 mins

En Colombia actualmente, se debaten muchos temas de interés nacional por el tipo de impacto que cada uno tiene en la sociedad en general o en algún segmento de la misma.

En nuestro caso nos vamos a ocupar de un tema que lo consideramos de extrema importancia y frente al cual no podemos guardar silencio por el tipo de impacto en los principios y valores absolutos, que está causando y que causará en la sociedad colombiana a corto, mediano y largo plazo. Me estoy refiriendo a la ideología de género, este es un concepto moderadamente nuevo en el lenguaje general de la sociedad colombiana.

¿Qué es la ideología de género? Es un concepto que tiene sus raíces en la comunidad LGBTI. Es uno de los postulados fundamentales de la comunidad en mención.

¿Cuál es la esencia o el propósito central que propone este concepto? Se es hombre o mujer no porque nació hombre o mujer biológicamente con un sexo definido, sino que la sociedad lo obligó a ser hombre o mujer por los comportamientos de quienes le criaron o le rodearon en su proceso de crecimiento y formación; nunca se les dio la oportunidad de decidir por sí mismos si querían ser hombres o mujeres.

Esta concepción y percepción de identidad riñe frontalmente con lo que Dios estableció cuando creó al hombre y la mujer a su imagen y semejanza, los creó varón y hembra, Él mismo fue quien decidió así. “Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza…. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó”. (Génesis 1:26 y 27).

No hubo una sociedad o ambiente que influyera en el género de Adán o Eva, fue una decisión soberana y absoluta del creador del cielo y la tierra. Les creó con identidad de género por nacimiento, distinguiendo a cada uno por su sexualidad en el momento de nacer.

Desde la perspectiva bíblica, que a muchos no les gusta, aunque al final de todas las cosas, cada uno tendrá que responder a Dios de acuerdo a esa perspectiva, y no de acuerdo a las conveniencias que la sociedad de todos los tiempos en su desenfreno y corrupción hayan propuesto y hecho prosperar aquí en la tierra, escenario que Dios nos dio, para que vivamos de acuerdo a sus principios y valores absolutos y con ello preparemos el escenario futuro a donde todos finalmente llegaremos y donde serán premiados unos con vida y/o felicidad eterna y otros con condenación eterna y/o sufrimiento eterno.

Dios no le dio al ser humano la elegibilidad de nacer, Él lo creó en su momento y de acuerdo a sus criterios; no le dio la libertad de escoger ser hombre o mujer, Él lo creó con su propia identidad sexual. Esa identidad sexual tiene el propósito de ser ayuda idónea, la procreación y conservación de la sociedad, entre otras cosas.

La ideología de género, refleja la búsqueda ingenua, desesperada y perversa de justificar, una de las más grandes desviaciones del propósito para el cual Dios creó al ser humano con identidad de género, además que no solo pretende justificar la desviación del propósito (Romanos 1:18-31), sino, propagar la desviación en una clara afirmación que la sociedad colombiana está viviendo y caminando aceleradamente, hacia los desórdenes que vivió Sodoma y Gomorra y por los cuales fue destruida por Dios (Génesis 19), y que Jesucristo referenció como señal evidente que comenzaríamos a vivir los últimos tiempos.

¿Cuál es o será el impacto de la ideología de género en la sociedad colombiana?
Digamos de entrada que no solo impactará o acelerará la degradación de la sociedad colombiana, sino, cualquier sociedad en donde esta ideología progrese.

En los últimos tiempos se ha evidenciado que la ministra de Educación Nacional, Gina Parody, quien se ha identificado plenamente como integrante de la comunidad LGBTI, ha comenzado a impulsar desde su posición de autoridad nacional, la implementación de la ideología de género en los procesos educativos, fundamentalmente en la primaria y bachillerato; proponiendo que a los niños y las niñas, se les dé la libertad de elegir, si quieren ser hombres y mujeres independiente al sexo con el que hayan nacido; para lo cual ya no se debe hablar de niños y niñas, sino de género.

Existe ya un material educativo elaborado por la institución “Colombia Diversa” que pertenece a la comunidad LGBTI, promovido desde el Ministerio de Educación y donde se induce y/o se le da la libertad al niño o niña de vivenciar algunas experiencias que le permitan definir qué quiere ser: Hombre o mujer, independiente del sexo con que haya nacido.

Esta situación es supremamente grave, es alarmante y desnaturalizadora de la base de la sociedad que es la familia y del presente y futuro de cualquier sociedad que son los niños. Es un abierto desafío a los principios y valores absolutos establecidos por Dios, para que la sociedad pueda ver, nacer y crecer a sus hijos, a sus nietos y tataranietos(as).

Padres de familia que leen este texto, esta situación trasciende los umbrales de lo religioso y golpea a la puerta de cada hogar donde estamos viendo nacer y crecer a nuestros hijos, con la certeza de la identidad del género con que nacieron. Es una situación demasiado estresante para una familia así, estar a la expectativa de si su hijo, que hoy es hombre, mañana será mujer y viceversa, justamente por la gestión de un sistema educativo promovido por aquellos gobernantes que tienen la responsabilidad de respetar y proteger las bases de cualquier sociedad y en este caso la nuestra.

Queridos padres de familia y sociedad en general, quedarnos quietos sin hacer nada es una falta tan grave como la que comete cualquier gobernante empujando su sociedad hacia un abismo sin fondo, como al que nos están llevando. Es tiempo entonces de levantar nuestra voz de protesta desde todo aquel escenario que corresponde a nuestro entorno.

Igualmente debemos emprender procesos que permitan frenar este terrible despropósito que se impulsa desde el Ministerio de Educación Nacional y mañana desde cualquier otro escenario.

Nuestra voz de protesta no debe levantarse para atacar a la comunidad LGBTI, sino para buscar que se garantice a nuestra sociedad el libre derecho a recibir y dar educación fundamentada en los principios y valores absolutos establecidos por Dios para el bienestar de toda sociedad.

El día de mañana 10 de agosto, se llevará a cabo en diversas ciudades de nuestro territorio colombiano marchas y plantones como una iniciativa de la familia colombiana que pide respeto para la institución familiar, por parte del gobierno nacional de nuestro Presidente Juan Manuel Santos.

También debemos levantar nuestra voz como iglesia, para apoyar a la comunidad LGBTI, diciéndoles que ellos también son colombianos valiosos, para el Estado colombiano, para nosotros y para el Dios todopoderoso. Animarlos y acompañarlos para que recorran el sendero que conduce a la presencia de Cristo, quien los amó y se entregó en la cruz del calvario, en un acto de incondicional amor por ellos y nosotros.

Que su condición de desvió del propósito original de Dios, es la consecuencia de vivir y desobedecer decididamente los principios y valores absolutos establecidos por Dios para su felicidad. Apoyarlos y ayudarlos con amor, para que quienes quieran puedan entender que su condición actual, que muchos de la sociedad rechazan, tiene solución. Dios ha provisto solución en el Calvario para rescatar a todo pecador que llega a Él arrepentido.

Querida Iglesia ellos son parte de la tarea y de los grupos no alcanzados, Dios nos llama insistentemente cada día, a llevar el evangelio a toda criatura, independiente de la condición de pecado con el que el poder de las tinieblas los  tiene cautivos.

En Cristo, Presidencia De La Iglesia Alianza Cristiana Y Misionera Colombiana.